Acerca del proyecto de ley de Presupuesto 2019

El presupuesto de un Estado define las intenciones y objetivos de la política económica que habrá de ser implementado el próximo año por el Gobierno, o sea, su intencionalidad política.

Para 2019, el Poder Ejecutivo proyecta un dólar a 40 pesos, una reducción de solo 0,5% del PBI cuando 3 de sus 4 componentes caen, como el consumo privado, público y las inversiones, y por ultimo una inflación promedio del 34,8%. ¿Son cumplibles estas metas?

Como referencia, podemos tomar algunas proyecciones del Presupuesto 2018. Ninguna de ellas se cumplió:

. Inflación: se preveía una inflación promedio del 15% anual consistente con las metas del BCRA; la proyección interanual gira en torno al 42% a diciembre 2018.

. Crecimiento: fue pautado en 3,5% anual; caerá al menos en un 2,4%, de acuerdo a lo admitido por el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne. Esto implica fuerte caída en el consumo y en la inversión pública.

. Tipo de cambio: se preveía un dólar entre los $19 y $20,50; hoy el dólar supera los $37 por dólar, tras un pico de más de $42 a fines de septiembre.

¿Por qué razón habrían de poder reducir la inflación, cuando no pueden frenarla este año? ¿Por qué razón habrían de poder estabilizar el tipo de cambio en 2019 si desde que asumieron el gobierno no han podido estabilizarlo? ¿Por qué razón no estimar que la economía no se contraerá aún más? Con estos niveles de inflación y con tasas de interés tan altas, la economía sólo puede tender a contraerse.

Este es, por lo tanto, un presupuesto inconsistentemente optimista, un presupuesto de ciencia ficción.

Este es un Presupuesto hecho en Washington y a la medida de los intereses del gran capital financiero.

¿Cuál sería el sentido de votar un Presupuesto que nadie cree que pueda cumplirse y que ajusta sobre el gasto e inversión pública en el que el único elemento que aumenta de manera real es el pago de deuda?

Las previsiones generales, de esta manera nos indican hacia dónde se dirige el Gobierno hacia el final de su mandato.

El Presupuesto 2019 prevé un déficit primario del 0%, basado en recortes al transporte (-34,5%), a la Energía del (-28,8%) y una caída nominal de 7,2 puntos porcentuales en el gasto de capital del Estado nacional, lo que implica recortes en obras de infraestructura, de energía, educación y vivienda. El único gasto que habrá de aumentar es el de la Deuda Pública.

Los intereses de la deuda aumentaran 49% con relación a 2018 ($195 mil millones), totalizando unos $596 mil millones. Crecería así su representación en el gasto total, de 13,6% en 2018 a 18% en 2019. Sin embargo, teniendo en cuenta que los intereses de deuda son 70% en moneda extranjera, si el tipo de cambio se modifica, el peso de la deuda se vería incrementado. Por ejemplo, si el dólar trepara a los $50, los intereses para 2019 ascenderían a $699.075.

Este es un Presupuesto mentiroso, como ya lo afirmamos.

Pero como yo soy Diputado Nacional por la provincia del Neuquén, quisiera hacer mención expresa sobre algunas cifras significativas que atañen directamente a mi provincia y que dan cuenta de la magnitud del desastre que implica este modelo económico:

. El presupuesto total de mi provincia es de $39.364.755.490. Con los fondos destinados al pago de los intereses de la Deuda Externa se podrían financiar 15 presupuestos como el de Neuquén.

. El pago de los intereses de la deuda se incrementó 49%; el del presupuesto para la provincia, se incrementó el 32% por debajo de la inflación proyectada.

. Al proyecto de la represa Chihuido se le asignaron 500 millones de pesos (a $40 el dólar, serían 1 millón 250 mil dólares). Se necesitan más de 2.200 millones de dólares para su construcción. Con los fondos que se destinarán al pago de la Deuda, podrían construirse casi 7 represas como esta.

. El presupuesto de la Universidad del Comahue aumentó sólo el 22%, mientras que el pago de los intereses se incrementó 49%. Con los fondos destinados al pago de los intereses de la Deuda Externa, el presupuesto de la Universidad se podría multiplicar hasta 234 veces.

. El monto para construir el hospital Norpatagónico en Neuquén fue excluido del Presupuesto. El proyecto estaba pensado para ofrecer 300 camas -la mitad destinadas a máxima complejidad- un helipuerto y tendría capacidad para atender a pacientes de Neuquén, Mendoza, La Pampa, Río Negro y Chubut. Se calcula que costaría 10.585 millones de pesos. Con los fondos que se destinarán para el pago de la Deuda, podrían construirse 56 hospitales como este.

Este programa diseñado directamente por el FMI beneficia al capital financiero y a los sectores más concentrados de la economía. Perjudica claramente la soberanía de nuestro país y resta recursos a nuestra población, sobre todo a los más vulnerables. Profundiza una redistribución regresiva del ingreso.

¿Cuál sería nuestro rol como legisladores, aprobando un presupuesto de planificación estatal que, además de mentiroso, nada tiene que ver con las reales necesidades de nuestro pueblo?

Esta Ley de Presupuesto se basa en un modelo de Estado que nos aleja cada vez más de las conquistas y avances logrados durante los 12 años de gobierno kirchnerista. Se trata de un modelo que desmonta derechos adquiridos y solo beneficia a los grandes grupos económicos. La Justicia Social ha quedado en el pasado, las Universidades Públicas, la Educación, la Ciencia y la Tecnología ya no son prioridad para el Estado.

YPF empresa vital para la Nación y la soberanía energética pierde peso frente a actores multinacionales de EEUU y Europa en el marco de la desnacionalización de Vaca Muerta. El FMI aprobó la entrega de Vaca Muerta para financiar el blindaje a Macri, lo que les asegurar ganancias extraordinarias sin restricciones para fugarlas.  La energía accesible para el desarrollo del mercado interno es descartada privilegiando a esos grandes actores y se violan principios de la ley Hidrocarburífera (26.741).

Cabe destacar el gran retroceso en materia de defensa de los DDHH. En la geopolítica el abandono de la perspectiva latinoamericana, de la UNASUR, y la sumisión a los intereses de EEUU.

Como diputados y diputadas, tenemos un compromiso con las necesidades y aspiraciones de nuestro pueblo. Nuestra obligación es la protección de sus derechos.

Como sostuvo el General Perón: “La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del pueblo”.

Por todo lo expuesto, señor Presidente, mi voto es negativo.