LA ANGUSTIA Y DESESPERACIÓN DE LOS MÁS VULNERABLES

Los diputados y diputadas nacionales del bloque FPV-PJ, que preside Héctor Recalde, lamentamos profundamente la decisión que tomó un jubilado de quitarse la vida en Mar del Plata ante la falta de respuestas a sus reclamos, y le pedimos a los funcionarios que dejen de lado la infinita insensibilidad social que vienen demostrando hasta ahora y se hagan cargo de las consecuencias de las políticas económicas y sociales que sigue el Gobierno Nacional.

Este trágico suceso se dio en el contexto del proceso de desprotección a la tercera edad que inició el gobierno de Macri, que detrás del engaño de la supuesta “reparación histórica” (utilizada para encubrir el blanqueo de los millones fugados por funcionarios y contratistas del Estado) les quitó el acceso a medicamentos, el beneficio de la tarjeta Argento, y a futuro pretende aumentar la edad jubilatoria.

La insensibilidad que el gobierno muestra con los jubilados se hace extensiva a todos los sectores vulnerables: la quita de pensiones a discapacitados, la suspensión de los pagos del Plan Progresar, la nula respuesta ante la ola de despidos, por sólo nombrar algunos ejemplos.

Nos parece lamentable y de un cinismo difícilmente igualable la respuesta del director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilvaso, quien habló del “uso político de una situación tan personal y dolorosa”. Por supuesto que hay una cuestión política involucrada: el jubilado se suicidó en una dependencia estatal, la que él dirige, harto del manoseo al que lo sometían a sus 91 años. Es un hecho doloroso, pero no impensable cuando al país lo dirige una persona que no sabe ni cuánto se paga la jubilación mínima. No es un uso político: es la política neoliberal.

Le pedimos al Gobierno de Cambiemos que abra los ojos y empiece a ver la angustia y desesperación de los más vulnerables. No queremos ninguna tragedia más.