Discurso del diputado Ciampini sobre la creación de Ferrocarriles Argentinos

Sesionferrocarriles

“Señora presidenta: en junio de 2012, la señora Presidenta anunció la creación del Ministerio del Interior y Transporte, una de las decisiones políticas fundamentales para integrar nuestro país. Una vez más, el Estado se puso a la cabeza de la recuperación de uno de los servicios más esenciales para la vida del pueblo argentino, como acontece con los ferrocarriles. Con este proyecto que hoy vamos a sancionar daremos un paso definitivo en la construcción del presente con visión de futuro.

Pensemos que hace prácticamente un siglo el desarrollo del ferrocarril en la Argentina ha sido una de las acciones más particulares que ha tenido el país. Hoy lo estamos recuperando con una visión de futuro integracionista, como se merece nuestro pueblo.

El proyecto de creación de Ferrocarriles Argentinos plasma al sistema ferroviario como un sistema multimodal e integrado de transporte, cuyos efectos no solo se relacionan con la libre circulación de bienes y servicios, sino que impactan en la construcción de ciudadanía, lo que posibilita a todos los habitantes del pueblo argentino gozar de los mismos derechos en cuanto a la circulación. Esta medida garantiza la igualdad federal con la cual nuestra patria fue concebida. También constituye un gran adelanto en materia energética, porque el ferrocarril consume de tres a cinco veces menos energía por unidad transportada en relación con el transporte de carretera. Esto quiere decir que si llegamos a pasar todo el transporte de carga a los ferrocarriles, lograríamos ahorrar dos tercios del consumo de energía. Por eso este proyecto es una puerta definitiva en relación al proyecto de país que tenemos.

Todo eso está acompañado por lo que se ha venido haciendo en política de planificación en el país. El sistema interconectado nacional nos permite que tengamos parques industriales en todos los rincones de nuestro país. Para ello, el ferrocarril va a ser un eje importante de transporte de toda esa mercadería que se puede llevar a cabo en esos sectores industriales.

En cuanto a la construcción de ciudadanía, debemos rescatar lo que ha sido para los pueblos el punto de encuentro de una estación ferroviaria y el eje de desarrollo de los pueblos del interior. Se formaron comunidades alrededor de las estaciones ferroviarias gracias a la llegada de los trenes.

Todavía no se ha hablado del trabajador ferroviario. Ha marcado fuertemente la historia de nuestro país mediante el accionar de dos gremios: La Fraternidad y la Unión Ferroviaria. Han dado muestras de las distintas situaciones por las que pasó el sistema ferrocarrilero de nuestro país. Les debemos mucho de lo que es la recuperación de este medio de transporte, como lo que también será en el futuro.

Por último, quiero hacer mención a una parte de una canción que siempre entonaron los ferroviarios cuando se reunían en distintos lugares para hablar del presente y del futuro. Ellos decían: “Soy maquinista/ soy ferroviario/ tengo ese orgullo y esa pasión/ soy responsable de la alegría o la tristeza que da el adiós/ soy maquinista/ cubro distancias/ cruzo la patria de Norte a Sur/ soy el mañana/ soy el progreso/ soy la esperanza llena de luz”.

Estoy hablando de la esperanza llena de luz, de esta política de esperanza que desde hace doce años se está construyendo para un país promisorio”.